martes, 22 de mayo de 2012

Una victoria merecida


Ricardo Rojas León
 
Danilo Medina, ese incansable y paciente dirigente del Partido de la Liberación Dominicana, acaba de convertirse en el presidente electo en los comicios celebrados el pasado domingo.

Junto a la actual Primera Dama, Margarita Cedeño de Fernández, hoy vicepresidenta electa, Danilo inaugurará una nueva etapa en la institucional del país, a partir del 16 de agosto venidero.

La fórmula del PLD se impuso con el margen que predijeron las principales encuestas independientes realizadas en el país, por lo que no debe haber sorpresa sobre los resultados. Como dijimos la semana pasada, esas encuestas eran una especie de “tráiler de una victoria”, un avance, una premonición de lo que acontecería en las urnas.

Se trata de un triunfo merecido para Danilo y para su compañera de boleta. Para él, porque supo esperar más de una década, para convertirse en el presidente de los dominicanos, superando derrotas internas y externas, y descontando una ventaja de su principal adversario que hace un año lucía muy difícil de superar.

Danilo construyó su victoria con un gran tesón y persistencia, comparables con las que, en su momento, exhibieron líderes latinoamericanos como Salvador Allende, varias veces candidato a la presidencia en Chile, y su amigo Luis Ignacio –Lula- Da Silva, ex presidente del Brasil, postulado en varias ocasiones por su partido.   Es también, un merecido triunfo para su familia, en especial su esposa, la licenciada Cándida Montilla de Medina, compañera entusiasta y solidaria, así como de sus tres hijas, hermanos, y de sus inseparables colaboradores.

Merecido triunfo también para la doctora Cedeño de Fernández, la primera dama que fue capaz de concitar un gran apoyo popular, debido a su incansable y productivo trabajo a favor de los humildes y en pos de tareas cívicas tan necesarias como el rescate y fomento de los valores.

Un triunfo que, del mismo modo, le es acreditable al líder del PLD, el presidente Leonel Fernández, el mandatario que mayores logros institucionales y obras materiales puede exhibir en la etapa democrática de la vida dominicana.  Sus años de gobierno han sido fructíferos para una nación que anhela seguir mostrando signos de avance y progreso.

Un triunfo merecido también para los millones de dominicanos que se levantaran temprano a votar, con orden y en paz, y que, a pesar de las estridencias, bravuconadas y pataleos a que nos tienen acostumbrados algunos dirigentes políticos, mantuvo siempre la calma y su confianza en los resultados de la Junta Central Electoral, cuyo trabajo eficiente y transparente ha sido públicamente reconocido por la Organización de Estados Americanos y por el gobierno de los Estados Unidos.

El país merece seguir trillando el camino del crecimiento con estabilidad, del fomento de las inversiones productivas y el combate a la pobreza. Por eso votamos por Danilo y Margarita, para seguir avanzando.   Este es un triunfo de todos, porque Danilo y Margarita van a trabajar en favor de todos los hijos de esta tierra.

___________________   
El autor es abogado


No hay comentarios:

Publicar un comentario