martes, 28 de febrero de 2012

El perdón del presidente Correa


El presidente Rafael Correa acaba de anunciar que "perdona" a los periodistas y ejecutivos del periódico El Universo y a los periodistas que escribieron el libro "El Gran Hermano", contra quienes obtuvo sentencias condenatorias multimillonarias, por alegada difamación e injurias en su contra.
La decisión de Correa es inteligente y oportuna, y tiende a morigerar la imagen de intolerante contra la disidencia y la prensa crítica que el mandatario sudamericano se ha ganado por el constante acoso a los medios de comunicación independientes.
El del diario El Universo y el de los periodistas Christian Zurita y Juan Carlos Calderon, son solo dos, aunque los más sonados, casos de persecución a la prensa ecuatoriana. Ojalá que este "perdón presidencial" se traduzca en una política de tolerancia hacia la crítica, en una sociedad tan diversa como la ecuatoriana, donde incluso se hablan varias lenguas aborigenes.
Al final de este capítulo, quien ha quedado mal parada es la justicia del Ecuador, que sacrificó su independencia para complacer los caprichos de un presidente que se sintió difamado por una columna periodística en la que se le pedía investigar los hechos del 30 de septiembre, en los que supuestamente el fue "secuestrado" en un hospital, y la afirmación de su hermano, Fabrizio Correa, publicada en el libro "El Gran Hermano", de que el mandatario conocía de los contratos multimillonarios que le habían sido otorgados por el gobierno de su país.
Ojalá que este "final felíz" se multiplique y reedite en todos los casos de sometimientos, persecución o acoso injustificados a periodistas y medios de comunicación del Ecuador, una nación democrática y que merece seguir teniendo una prensa fuerte, crítica e independiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario