miércoles, 23 de noviembre de 2011

Las compras por internet

Ricardo Rojas León

Recientemente, algunas voces se levantaron para cuestionar una disposición de la Dirección General de Aduanas que exonera del Itebis a las compras por internet cuyo precio sea inferior a los doscientos dólares estadounidenses.

Se alegó que ese tratamiento, que generalmente aprovechan personas individuales, ha afectado las ventas de algunos negocios, en porcentajes que oscilan entren un diez y un quince por ciento. Y se planteó eliminar ese “privilegio” o generalizarlo.

Ahora, el reclamo del sector comercial que lo enarbola es mucho más radical, porque lo que se está planteando es que se prohíban las compras por internet.

La compra de artículos por internet les ha permitido a muchos dominicanos adquirir artículos que no se venden en el mercado local y otros que se venden a precios muy altos. Es cierto que las compras menores de dominicanos por internet han crecido, pero dudo que exista un estudio que haya medido el impacto de esas transacciones en el nivel de venta de los negocios dominicanos. Y si no existe una investigación de esa naturaleza no es serio imputar cifras o porcentajes.

Hoy en día, todo se compra y se vende por internet. Desde un avión, hasta una hoja de papel, pasando por cualquier tipo de producto, bien o maquinaria. O sea que, sólo desde ese punto de vista, plantear la eliminación de las compras por internet es una idea descabellada.

Ya en la República Dominicana funcionan varios sitios de internet a través de los cuales se pueden comprar y vender productos, así como publicitar y contratar servicios. El sector inmobiliario, por ejemplo, es un gran usuario de la web para anunciarse y conseguir clientes.

Muchos dominicanos preferimos comprar bienes y productos por la internet porque nos resulta más cómodo, rápido y barato, además de que la variedad de productos que se ofertan en la web es infinitamente superior a los que encuentran en el mercado local.

Otro factor es el precio. Lamentablemente, los comerciantes dominicanos están acostumbrados a operar con márgenes de ganancias excesivos y por eso, cuando uno compara los precios locales con los de la web, se explica por qué cada día más personas, en República Dominicana, y en el resto del mundo realiza compras por el internet.

Creo que prohibir o limitar las compras por internet, como pretenden algunos, sería una forma grosera de limitar la libertad de comercio, y el derecho que tienen los usuarios y consumidores a acceder a bienes, productos y servicios de calidad a un mejor precio.

______________________

El autor es abogado

No hay comentarios:

Publicar un comentario