martes, 18 de enero de 2011

La administración desleal

La ley de sociedades ha tipificado más de 125 conductas penales diferentes, la inmensa mayoría de ellas, de acción privada.

A nuestro modo de ver, el principal aporte de la ley de sociedades, desde el punto de vista de la configuración de conductas punibles, lo constituye la recepción del tipo penal llamado “administración desleal”, que existe en otras naciones.

La administración desleal ha sido tipificada por el art. 479 de la LSC, que establece que “El presidente, los administradores de hecho o de derecho, o los funcionarios responsables de sociedades anónimas, que de modo intencional y sin aprobación de la asamblea general de socios, hayan hecho uso de dineros, bienes, créditos o servicios de la sociedad para fines personales o para favorecer a otra persona, sociedad o empresa con la que hayan tenido un interés directo o indirecto, serán sancionados con prisión de hasta diez (10) años y multa de hasta ciento veinte (120) salarios”.
Ese tipo penal permite cubrir conductas lesivas al patrimonio de una sociedad comercial más ampliamente que las modalidades de abuso de confianza previstas en el Código Penal dominicano.  Tiene como referentes el delito del mismo nombre previsto en el art. 295 del Código Penal Español, a su vez influido del tipo de administración fraudulenta de un patrimonio ajeno previsto en el art. 266 del Código Penal alemán  (StGB).
El modelo de la LSC dominicana se asemeja más al español, debido a que, como aquel, se circunscribe al ámbito societario; mientras el modelo de “infidelidad patrimonial” (Untreue) alemán es un tipo penal muy amplio, y que obligó a eliminar del StGB otras infracciones que se consideraron abarcadas por aquel. Varias naciones europeas – Suiza, Austria y Portugal- han adoptado el tipo de administración desleal alemán.

Una característica del art. 479 de la LSC es que ha configurado un tipo que no admite la forma culposa, o sea, imprudente, sino que se exige el dolo, o como dice el texto: “de modo intencional”.  Asimismo, esa norma requiere para su configuración que las conductas abusivas contra el patrimonio se hayan producido “sin aprobación de la asamblea general de socios”. 
Las conductas punibles recogidas por el art. 479 de la LSC abarcan las dos modalidades de administración desleal mencionadas en la doctrina: un “tipo de abuso” –cuando se hace hecho uso de dineros, bienes, créditos o servicios de la sociedad para fines personales- y un “tipo de infidelidad”   cuando lo mismo se hace para favorecer a otra persona, sociedad o empresa con la que hayan tenido un interés directo o indirecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario