viernes, 24 de diciembre de 2010

El cine y la economía dominicana

La industria cinematográfica local está llamada a incidir en forma positiva en el crecimiento económico dominicano.

En los primeros días del mes de febrero de 2011, el grupo Vicini inaugurará las instalaciones de  Pinewood Indomina Studios, los primeros estudios cinematográficos de la República Dominicana, que serán los más modernos del área del Caribe.

Ese proyecto, que se realiza en asociación con la empresa Pinewood Shepperton, de Inglaterra, va a significar un hito importante en la historia de la industria cinematográfica nacional.

La inversión dominico-inglesa se produce en un momento especial, pues todo luce indicar que estamos en presencia de un “décollage” del cine dominicano.

La construcción de  Pinewwod Indomina Studios tiene como antecedentes positivos el gran apoyo que el presidente Leonel Fernández le viene dando al cine nacional, la creciente producción de películas dominicanas en la última década, con talento local y extranjero, el triunfo de algunas actrices dominicanas en Hollywood, así como la discusión congresual del proyecto de ley para el fomento de la actividad cinematográfica en el país.

El cine se ha convertido en una de las “industrias” del sector servicios más pujantes en las últimas décadas, por el gran potencial que tiene para impactar en forma positiva en amplios sectores de la economía de un país.

Todos los estudios recientes demuestran que la industria cinematográfica y todas las actividades periféricas que se le relacionan, tienen una gran capacidad de generación de  empleos.  Una de las características de los empleos de ese sector es su alto nivel de de especialización, así como sus elevados ingresos promedio.

El cine puede realizar un importante aporte al Producto Interno Bruto e incidir en forma positiva en el crecimiento de la economía, pues puede contribuir a dinamizar la industria de la construcción, mediante la edificación de estudios, teatros, salas y la construcción de locaciones.  Crecen las exportaciones y se dinamiza el mercado interno de películas.

Asimismo, la vida cultural del país recibe un empuje importante,  pues además de que se promueve el país, y se incentiva el turismo, se fomenta la actuación para cine y teatro, desarrollándose, del mismo modo,  la producción, la post-producción y la comercialización de las obras.

Por eso,  creemos que la reciente promulgación de la ley para el fomento del cine va a incentivar el desarrollo de esa importante actividad cultural y económica.  Y  permitirá ue los dominicanos aprovechemos las enormes potencialidades que tienen el país y sus artistas de seguir dejando huellas en un mercado global y local que, como el del cine, no deja de expandirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario